jueves, 23 de noviembre de 2017

Teorías de la desviación social

Son los antecedentes teóricos de lo que en el lenguaje actual se conoce como estudios de la exclusión social.
Las hemos trabajado en clase mediante la técnica de trabajo cooperativo “el rompecabezas” y éstas son nuestras conclusiones.

Teoría funcionalista de Émile Durkheim 
Según las teorías funcionalistas la desviación ocupa un lugar central en el sistema social, pues ofrece a la mayoría social la ocasión de reforzarse y definir sus límites.
Todas las sociedades presentan situaciones de desviación consideradas naturales al funcionamiento de una sociedad.
El señalamiento y la persecución de lo anormal, ayuda a reforzar lo que es correcto y fortalecer el sentimiento de pertenencia y de vinculación a la norma.

Teoría funcionalista de Robert K. Merton
El autor considera que es la sociedad la que conduce al individuo a adoptar conductas desviadas, incluso estas conductas son estimuladas por la propia sociedad. Se dictan unas metas deseables para todos e incluso el camino para conseguir estas metas. A dicho camino no todo el mundo puede acceder, ya sea por motivos económicos, familiares, sociales... Aquí aparecen los desviados que toman otras alternativas.

Teoría de las subculturas
Se basaba en un sistema social a través del cual un grupo social se aparta total o parcialmente de las pautas fijadas o seguidas por la sociedad, buscando su propio espacio en la estructura social, generando una cultura propia, una subcultura con sus propias normas y valores  que les permite adaptarse.

Teoría del etiquetaje (labelling approach)
La teoría del etiquetaje  considera que un acto desviado es aquel que define conductas patológica, disruptivas, delictivas o peligrosas. La desviación es una construcción social y el desviado es aquel al que alguna institución de control social le atribuye una conducta asignada con esta etiqueta. Las personas asumen esta identidad marginal.

Teoría de la criminología crítica
Esta teoría impugna el término desviación social por sus connotaciones estigmatizadoras. Defenderá mayor inversión en seguridad pública, en prevención, en políticas redistributivas… que garanticen que aquellos grupos que se encuentren en situación de desventaja puedan acceder a los bienes sociales básicos para su bienestar.

Visita a las asociaciones malagueñas


El pasado 15 de noviembre mis compañeros y yo tuvimos la oportunidad de conocer algunas de las asociaciones malagueñas que trabajan con colectivos que en el futuro nosotros podremos tratar. 
Comenzamos la mañana visitando San Juan de Dios, una asociación sin ánimo de lucro, que acoge a personas que se encuentran en exclusión social y sin hogar. Se encargan de darles refugio durante las noches y la alimentación necesaria para subsistir. Además de darnos una conferencia donde nos explicaban todo lo que llevaban a cabo allí, nos enseñaron las instalaciones que poseen, como fueron las habitaciones con los cuartos de baño inclusive y el comedor. 
Algo que me impactó bastante en esta visita, y creo que a mis compañeros también, fue encontrarnos a las personas acogidas en el patio de aquel local. Varía mucho de imaginárnoslas a verlas realmente. 
Nuestra segunda visita fue a Infania, asociación encargada del acogimiento de los niños. Fue bastante interesante y todos los compañeros se interesaron mucho por el tema. Conversamos sobre los tipos de acogidas, los requisitos de las familias, etc. Para finalizarla, nos mostraron un vídeo en el que se veía a una pareja tras acoger a una niña con diversidad funcional. La felicidad que mostraban por tenerla es lo que nos conmovió, y nos enseñó que para ser felices solo necesitamos tener a personas que nos quieran.

Posteriormente, tuvimos tiempo libre para almorzar y pasear. Cada persona hizo lo que más le apetecía. Unos pasearon por Calle Larios; otros, visitaron Muelle Uno; u otros prefirieron ir a la playa. 
Nos volvimos a reunir para visitar nuestra última asociación, Don Bosco. Esta se centra en la exclusión o riesgo juvenil, asimismo con chicos inmigrantes. Nos explicaron su forma de trabajar y todos los proyectos que llevan a cabo. Fue una conferencia muy fluida y amena, incluso a muchos se nos hizo muy breve. 
Para concluir nuestro día regresamos agotados a Ronda, pero muy contentos por todo lo que habíamos aprendido y por la gran experiencia que nos llevábamos.  



Patricia Trujillano Bernal, alumna de 1º IS.